Aberraciones y materia oscura

Oscar Delmar pasó más de 15 años viviendo fuera e incluso en otros países alejado de su tierra natal, cuando se planteó volver a Canarias tenía la sensación de estar haciéndolo a un lugar desconocido, sentía una especie de desarraigo inverso.

Por este motivo decidió iniciar un proceso de reconciliación y búsqueda de esas cosas que quizás ya no podemos ver, pero aún están ahí y en su caso en algún lugar del pueblo lugar donde creció y del que se fue hace ya tantos años.

Las raíces, esa materia oscura que perdura oculta a simple vista pero que a todos nos envuelve. El origen inmutable de la tierra, que alimenta la naturaleza, que da cabida a los pueblos, donde una efímera humanidad florece para dar lugar, de tanto en tanto y en algunas de sus estaciones a individuos con el carácter y madurez suficiente para llegar a cambiar incluso, todo un mundo. Pero aquello que presumía ser un reencuentro con la naturaleza, recorriendo los barrancos y sus solitarias colindancias, trajo consigo el descubrimiento de un desconocido universo, plagado también de aberraciones e incongruencias:

  • La mimetización de la basura con el entorno que la convierten en un todo creado a nuestra imagen y semejanza.
  • El encogimiento por las extensiones de apariencia desolada pero que esconden bajo cada una de sus piedras cientos y cientos y cientos de insectos, arañas, gusanos, escarabajos, lagartos… ¿acaso no se suponían inertes esas piedras?
  • El atardecer, origen de un solemne espectáculo que hace emanar sombras del suelo, alargándose a cada minuto y ocupando todo el espacio dejado por el sol antes de su ocaso. Y de repente todo es sombra.
  • La omnipresencia sagrada de la montaña de El Roque de Jama, grabada y horadada por los antiguos aborígenes para la adoración megalítica del pilar que sustenta el universo.
  • La muerte. «He visto animales muertos porque así es la naturaleza, he visto animales muertos porque alguien tenía hambre, he visto animales muertos que no debían estar muertos y he visto naturaleza muerta que no estaba muerta» (Oscar Delmar).

Todas las piezas de esta exposición proceden de los barrancos del municipio, y en cada una de ellas se reflejan algunas de las experiencias y reflexiones vividas durante este largo caminar.

 

Oscar Delmar art
Contemporary art installation
@